Imagen: Oscar Carballo / Buenos Aires, 2021

Arturo Prins Fantasmas, conjuros y traiciones Amanauz: la fisonomía del pasado.

Arturo Prins Fantasmas, conjuros y traiciones – Amanauz: la fisonomía del pasado

Prins, inquieto, viaja a Europa masticando una suerte esquiva. Puede decirse que aún bajo un estado de profunda frustración intelectual, cualquier arquitecto novel –en esa época y acaso
en cualquier otra–, hubiese hecho lo mismo. Bajo la coraza de aquel ensueño fantástico emprende una tarea sin igual: revestir de saberes académicos su fatal desconcierto.

William Blake - Los encuentros espirituales del modernismo inglés - Percibir el tigre invisible

William Blake – Los encuentros espirituales del modernismo inglés – Percibir el tigre invisible

William Blake regresa a Miguel Ángel, a su expresión manierista, a la desproporción y al intelecto en lucha mental con las pasiones. Sus dibujos se vuelven infernales y simbólicos; desesperados, una intensidad que podría espantar a cualquier desprevenido aunque no a Johann Füssli, un pintor preromántico de quién aprende las artes del dibujo y una expresividad onírica de enorme complejidad y por sobre todas las cosas, fuera de tiempo para su época.

Piet Mondrián - El objeto asentimental; la geometría teosófica

Piet Mondrián – El objeto asentimental; la geometría teosófica

A partir de 1914, Mondrián se asume definitivamente abstracto. Pero durante su segunda estadía parisina –entre 1921 y 1930–, establece un campo de restricciones distinto: mediante una geometría aún más precisa e instrumental indaga en estructuras cuya fidelidad pueda relacionar los opuestos fundamentales que ensayaba Steiner: la materia inerte frente al espíritu inquieto.

Roald Dahl - Reescritura de la infancia - Maupassant y la moral pública

Roald Dahl – Reescritura de la infancia – Maupassant y la moral pública

Las costumbres, al fin el modelo donde la sociedad distingue sus propios límites y alcances, no son un asunto del arte. Mucho menos deberían incluir su virtud. El arte no corrige moral alguna. Tampoco es probo ni justo; señala su discurso como un circunloquio, un espacio donde presentar el envés de las cosas, las conexiones y circuitos que quedan ocultos definitivamente bajo la opacidad de aquello que la sociedad prohibe pero permite solapadamente.

Hayao Miyazaki - Mono no aware: Tránsito y finitud de la belleza

Hayao Miyazaki – Mono no aware: Tránsito y finitud de la belleza

Miyazaki parece pintar sus proyectos como estampas del siglo XVIII: se vuelve grabador, colorista e impresor a un mismo tiempo. Es por eso que se fastidia; acaso se conmueve frente al detalle transitorio de los gestos, las conductas circunstanciales y los movimientos corporales en cambio perpetuo. La impermanencia empuja al fin la transitoriedad de sus dibujos: al volverse película, nada jamás podrá corregirse; tampoco morir.

Pablo Katchadjian - Crónicas mesiánicas

Pablo Katchadjian – Crónicas mesiánicas – Peter Sloterdijk y las incubadoras de cría

Los cuentos espirituales de Katchadjian parecen mostrar el instante concreto donde una comunidad arcaica, apenas motivada por modos espontáneos y técnicas basadas en la necesidad, se convierte en una cultura del poder. Se trata al fin de un espacio temporal estrecho, una suerte de embudo donde la sumisión espiritual, de naturaleza generosa e ingenua, conecta la naturaleza peculiar de los sentimientos con el dominio de las dotes intelectuales.

Varvara Stepánova - Superheroína, del progreso materialista. Los objetos morales de la vida soviética

Varvara Stepánova – Superheroína, del progreso materialista. Los objetos morales de la vida soviética

La sociedad bolchevique instruye activamente a sus artistas: mientras Aleksei Gan se involucra con el Sindicato de Trabajadores de la Alimentación de Moscú, Varvara Stepánova produce diseños para los trajes de los así llamados «oficios técnicos», al fin, un arte accesible y funcional a la revolución; fundamentalmente antiburgués y eminentemente utilitario. Y este es su aporte directo a la revolución bolchevique: ¿Cómo vestir a la sociedad soviética?

Pasolini, Saló y el Teorema político: «Dios es el escándalo»

Pasolini, Saló y el Teorema político: «Dios es el escándalo»

Aún cuando en un principio la iglesia lee políticamente el film de Pasolini, al poco tiempo vuelve sobre sus pasos para cancelarla: la considera inmoral; abyecta. La tesis sobre el sacrificio contemporáneo, –el reemplazo de Dios por nuevas deidades como el consumo, el confort y la corrupción– simplemente establece una provocación política y teológica, intolerante.

César Aira La escritura feliz La experiencia interminable

César Aira – La escritura feliz La experiencia interminable

Las historias de Aira pueden ser leídas como argumentos bajo sucesos lógicos –y aún advertencias– antes que las consumadas fantasías de un escritor imaginativo. Se considera una suerte de surrealista: su narrativa apoyada sin malabarismos por su amigable inconsciente, mantiene la forma clásica y técnica que empujó aquel período histórico: es a él mismo a quien busca expulsar de la realidad primero.

Steven Spielberg - Didáctica de la corrupción Los enemigos del progreso social

Steven Spielberg – Didáctica de la corrupción Los enemigos del progreso social

La maldad, tal como la conocemos, es la capacidad ética y moral para producir aviesamente daño. En sus films, Spielberg la enseña en forma concertada y animal, aunque en el concurso de la naturaleza, tal cosa no exista como finalidad. En tanto un tiburón despedaza a una mujer en el mar, el alcalde del balneario obliga a ocultar el episodio para favorecer el comienzo ansiado de la temporada.

David Smith - Memento mori. El dolor humano; las medallas del deshonor

David Smith – Memento mori. El dolor humano; las medallas del deshonor

La ciudad moderna aterroriza sin medida, las máquinas, los fluidos industriales, los mecanismos que el progreso presenta como irreductibles consideran además un espacio incognoscible que solo la policía científica está en condiciones de desentrañar: una mente precisa, acaso lógica, pero también perversa. Los folletines recogen la experiencia del crimen directamente de la calle.